21 Nov

La chica triste

La chica triste hoy ha vuelto a sonreír…

LA CHICA TRISTE

La chica triste a veces sonríe
pero conserva toda su esencia
y ríe sin gracia
y llora y ríe.

Es triste pero no por naturaleza
porque nacemos sin maleza
y sin dolor en nuestra alma.
Pero la vida nos da de cabeza.

Perseguimos sueños imposibles,
imposibles de realizar,
imposibles de alcanzar,
sueños de niños hoy imperceptibles.

¿Qué ha hecho la chica triste de su vida?
Poca cosa, sólo sobrevive y no es vida.
Su cuerpo maltrecho duele y perece
cada día que pasa y más se pierde.

Ilusión de la vida, ¿dónde te escondes?
Casi nunca te veo y raras veces acudes.
Eres fuente de pensamientos inagotables
pero sólo materializas unas pocas realidades.

Huyes de ti misma y de tu sombra
que te martiriza y te asombra
porque sigues siendo esa niña
porque vive en ti tu niña.

Esa triste niña abandonada por la vida
esa niña maltratada por el día
y también por la noche pues no olvida
y no levanta la cabeza sin día.

Tristes los caminos que andas y desandas
con los melancólicos confines de tu alma
que no es capaz de ser su dueña y su ama
que arrastra sus pies por sendas cansadas.

Sientes que tu existencia es un fracaso,
que nada es como querías y viene al caso
decir que mi sueño inconcluso
siempre hiere y más sin uso.

Ya es tarde para eso y para lo demás
pero nunca para el presente
y el futuro que está en tu mente
porque puedes ver el confín y más.

Tu ruta cuesta arriba
está siempre a la deriva.
Tu camino polvoriento
quiere que se lo lleve el viento.

Viento, ven a por mí
que quiero ser feliz.
Viento, aliéntame a mí
que no quiero más desliz.

Ayúdame, por favor
y ya sin más pavor
que muy harta estoy
de ser lo que soy.

Soy una sombra y oscuridad
en la penumbra de mi nulidad.
Soy el ocaso de mi herida
que sólo quiere estar con vida.

Vuelve a la vida, niña.
Vuelve a tu vida.
Eres bienvenida
y ya sin ninguna riña.

El sol y la luz están a tu alcance.
Abre tu gran corazón al romance
del amor y de la amistad
que no siempre es maldad.

Quiérete por dentro y por fuera.
Acéptate y olvida lo demás fuera.
Eres hija de Dios
y no un adiós.

Siempre sonríe a tus pesares
y verás como te lo dan a pares,
amor, amistad y cariño
como cuando eras un niño.

Vente conmigo juntos a soñar
Toma mi mano y levántate ya
que el camino delante está ya
preparado de tanto esperar.

Eres dulce de amor y corazón
y siempre te mereces lo mejor.
Eres flor de azahar
de tu gran amar.

Gracias por ser y existir.
Eres fruto del amor de Dios
y quererte debes sin adiós
porque te mereces vivir.

Copyright © 2019 María Luisa Alejandro Usero. Todos los derechos reservados

Audio del texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *