21 Nov

La hija del sol

La felicidad está en nuestras manos. Sólo nuestro ego y nuestros pensamientos negativos nos impiden avanzar. Sé libre, hija del sol.

 

LA HIJA DEL SOL

Cuando llega la noche
mi corazón no se esconde.
Se aprovecha de la oscuridad
para salir y decir la verdad.

Verdad caprichosa y traviesa
que sin querer se repite
que sin valer se remite
a antiguos infiernos, ella, tan tiesa.

Yo soy esa que se fue a buscar
el amor y la vida tan difícil de hallar.
Yo soy esa que un día se fue
y que jamás se preguntó por qué.

Mi camino errante
y mi rumbo humeante
sacrifican los recuerdos
abandonan los senderos
de tropezones maleantes.

Huyo de mi ser humano
que no tiene ni una razón
para correr al diapasón
de mis pies tan temprano.

Corre pequeña hija del sol
Corre sin esperar tu futuro
que llegará casi seguro
de la mano del agudo dolor.

Vuela mariposa salvaje
y recorre algún paraje
que te lleve a tu yo
que te recuerde a mi yo.

Libre y a la vez prisionera
encarcelada por una vida cualquiera
que no quiere vivir sin pensar
en el mañana que está por llegar.

Encerrada en un incierto mañana
que asusta y me hace dudar
que aterra y juega con mi destino
que perdí y jamás encontré mi sino.

Vuelve corazón del viento
vuelve a tu camino real
que te espera todo lo que siento
y todo lo que es real.

Sueña de nuevo con horizontes
cargados de esperanzas y sueños
y no dejes romper en pañuelos
tus sentidos por lejanos montes.

Aquí está tu vida y tu prójimo
que no te sentencia y te espera
No huyas de tu verdadera esencia
porque siempre estarás conmigo.

Da la vuelta a tu realidad madura
y sal a la calle sin ninguna rotura.
El alma de tu vida es tu destino
y tus manos abrazos de niño.

Dulce sentir de tu ser
que vuelve para ser
ser o no ser esa la cuestión
la de siempre y sin presunción.

Shakespeare en Hamlet lo decía
y gran razón su soliloquio tenía.
“Morir es dormir… y tal vez soñar”
porque el sueño es sobrevalorar.

Soñar es morir despierto
y dejar un espíritu inquieto
que vive y muere a la vez
cada noche con rapidez.

Vive libre hija del mañana
porque el hoy es tuyo
pero aún más tu mañana.
Inventa tu vida sin murmullo.

Alza la voz de tu garganta
como una canción cuando canta
el pájaro del amanecer
o el búho del anochecer.

Sé feliz y recorre tus caminos
sin inquietudes y con mimos
porque la existencia sólo es una
y aprovecharla hay como ninguna.

Copyright © 2019 María Luisa Alejandro Usero.Todos los derechos reservados.

Audio del texto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *